ACTUALIDAD

El Museo Goya de Castres recibirá una importante retrospectiva de Mentor: Mentor, Espejo del Tiempo (del 15 de novembre al 17 de Enero del 2010).

La obra de Mentor ha estado en el candelero durante toda su carrera en numerosas manifestaciones de prestigio, ha sido representada en colecciones públicas y privadas en el mundo entero, sin embargo, esta exposicón en el Museo Goya es la primera de tal envergadura desde el fallecimiento del artista en el 2003.

Unas setenta obras, algunas inéditas hasta hoy : cuadros, esculturas, dibujos, litografías y objetos de arte.

Museo Goya

mentor

Mentor (1919-2003) nació en Barcelona en noviembre de 1919. Es en la Academia de las Bellas artes de su ciudad natal que cursa estudios de pintura y que a continuación de Picasso, obtiene en 1933 y 1934, la medalla de plata. Movilizado en el ejército republicano del 1936 al 1939, se exilia de la dictadura franquista en Francia dónde se refugia. Con Nieves, su musa y compañera de siempre, que lo acoge, lo cuida y le evita su deportación, se instala en Solliès-Toucas. En lo alto de una colina de este hermoso pueblo del Var, construyen juntos, año tras año, una casa extraordinaria y componen para ella un jardín, un estuche fabuloso. Simultáneamente, Mentor trabaja en París en su estudio del callejón sin salida Grange aux Belles.

En 1953, obtiene en París, el premio de Dibujo así como el premio de la Crítica, en el conjunto de su obra, en 1966, el de los Pintores Testigos de su Tiempo. En 1967, recibe una serie de premios a Montrouge y en 1968, en La Courneuve para una decoración mural de 400 metros cuadrados, realizada al óleo y consagrada al tema épico de " La conquista de la felicidad ". El mismo año, Mentor es nominado "fuera de concurso" para el premio de la Crítica, con una mención especial concedida por unanimidad. En 1974, fue elegido el único exponente en la exposición inaugural del centro de arte internacional Arcurial antes de ser el mismo año "Ambrogino d' Oro" a Milano. En 1976, recibe el sello de la Ciudad de Milano por un fresco, el más grande de Europa, realizado a la Unión del turismo y del trabajo de esta ciudad. Desde el 1977, la obra de Mentor es presentada en el mundo entero. Exposiciones principalmente se efectúan en Francia (Museo de Saint-Denis, Museo Bourdelle), en Italia, en Costa de Marfil, en los Estados Unidos y en Japón.

Desde el principio de su carrera, la suerte con la crítica de Mentor es inmensa. Sostenido por los más grandes, Jorge Besson, Pierre Descargues, Waldemar Jorge, Juan Rollin, Raymond Cogniat, Juan Pablo Crespelle, Mauricio Tassart, Raymond Charmet... Mentor es nombrado Caballero de las Artes y las Letras.

nu

Si Mentor escogió Francia para vivir y para trabajar, jamás olvidó España. Su arte lo atestigua, el humor que desarrolla es chirriante, sus formas barrocas proponen los colores insólitos de la fiesta española. La pintura de Mentor es de la que se identifica fácilmente tanto se le parece. Instintivamente monumental, puede, como serle grave, antojadiza, dulce, grandiosa, sensual, espiritual, trágica, rica, cultivada pero siempre humana. Los retratos, los paisajes, los bodegones, las grandes composiciones, todo pretexta a hablar del hombre, de sus felicidades, de sus angustias también. Los temas tienen la mayoría de las veces la mujer como punto de anclaje: eterno Pintor y su modelo, pero también la Tauromaquia, el Circo, el Divertimento, Carnaval de los pájaros, los Concertistas, el Fenice... En casa de Mentor, la composición parece fácil, evidente, siempre construida. De hecho se alimentó largamente de la lección de los maestros. La asignatura pictórica a lo largo de los años, constituida, espesa, flexible, opulenta o vaporosa jamás es gratuita. Sobria o brillante, siempre sutil el color se impone, siempre verdadero.

Con la práctica de la escultura, el modelado o el conjunto, Mentor extiende aún más lejos su búsqueda imperturbable de una trascripción personal de la realidad. Interroga las formas quiénes lo rodean, pero también, incansablemente interroga la realidad que inventa. Mentor crea para nosotros un universo sensible y singular y sin embargo familiar; una equivalencia plástica soberbia y grandiosa del mundo, de nuestro mundo.

Mentor y Nieve donaron su sorprendente casa-taller y gran parte de la colección de Mentor a la comuna de Solliès-Toucas. Esta donación acaba de verse completada por el legado póstumo de Nieve, un conjunto excepcional de cuadros, esculturas y objetos de arte.

El proyecto de Fundación y de Museo Mentor, patrocinados por La Academia de Bellas Artes se realizará en Solliès-Toucas. Para convertir este sitio en un extraordinario polo de cultura y de turismo.

Isabelle ROLLIN-ROYER